DIA 17: EL MENÚ RECURSO(4)- TENTEMPIÉS

¡Esto ya está casi hecho!

Hoy te animo a pensar en  tentempies que te encanten. Yo lo tengo sencillo, un poco de queso curado con pasas podría ser uno, y el otro un plátano, que es mi fruta favorita.

¿Sencillo, no? Caso de que tuviera hambre entre comidas, o ansiedad, esas serían mis delicatessen para ese día. Si no tuviera hambre no tendría por qué comerlas.

A veces entre comidas no tenemos realmente hambre. Puede producirse una sensación de sed, que nos provoca una sensación de vacío similar a la que nos provoca el hambre. También a veces se produce ansiedad, no es hambre efectivamente lo que sentimos, si no un vacío a un nivel distinto del que se provoca en el estómago con el hambre, pero que solo sabemos saciar con comida.

Ante la primera señal de hambre que tengamos entre comidas, vamos a establecer un protocolo de actuación, para ver si es hambre realmente, o no, la señal que estamos percibiendo:

.- Primero beberemos un vaso de agua, y daremos 20′-30′  para observar si el agua ha acallado la señal de hambre, en caso afirmativo  sería más bien una señal de sed.

.- Segundo, si el agua no funciona, nos observaremos  un par de minutos, por ver si estamos ansiosos y es ese ansia lo que creemos que está haciendo rugir  nuestro estómago. Si vemos que lo estamos, y aun con todo podemos distraernos leyendo, escuchando música…, genial, estaremos superando nuestra ansiedad con otros mecanismos que el alimento. Si no fuera así, comeremos nuestro tentempié y lo disfrutaremos. No nos sintamos mal por ello, simplemente  seamos conscientes para aprender a afrontarlo. A veces lo conseguiremos y otras no.

.-Tercero, si no hay sed ni ansiedad, comamos nuestro tentempié. Nuestro cuerpo nos está diciendo que tiene hambre y que tenemos que saciarlo, no le dejemos pasar penurias, que bastantes ha pasado ya en épocas anteriores.

¿Qué elegirías tú como tentempié? Pueden ser 2 distintos o el mismo alimento saludable  para ambos tentempiés. Se trata de que disfrutes comiendo los alimentos saludables que más te gustan.

El mercado de los tentempiés es el más atestado de comida basura, no tienes más que darte una vuelta por tu supermercado para comprobarlo.

La gran epidemia no es la obesidad, la gran epidemia es la de las estanterías de los supermercados atestadas de comida basura.

¿Habéis acudido últimamente al hospital? En la sala de espera hay máquinas de vending plagadas de comida basura. ¿Cómo es posible que en la sala de espera de un hospital, te reciban con veneno? ¿No es de dementes predicar la necesidad de llevar una alimentación sana y equilibrada y plagar de grasas y azucares poco saludables la recepción de nada menos que un hospital, sin ofrecer ninguna alternativa saludable en todo el dispensario del vending? ¿Nuestras autoridades sanitarias entonces… cuánto tienen de autoridad y cuánto de sanitaria? Vemos como normales cosas que para nada lo son, y en cambio pretenden hacernos creer que los que estamos mal somos nosotros, que no somos capaces de llevar una rutina de alimentación sana. ¿Conocéis a alguien que haya cumplido a rajatabla una dieta sana absolutamente toda su vida? ¡Yo a nadie!

Dicen que hay un problema muy serio de obesidad en los niños. En algunos colegios ya se están planteando la posibilidad de retirar los productos menos sanos y cambiarlos por frutas y verduras en las referidas máquinas.

¿Habéis pensado alguna vez lo que comen los niños ahora, en comparación a lo que comíamos nosotros cuando éramos niños, o lo que comían nuestros padres o abuelos? El sector de la alimentación ha evolucionado para involucionar. Nos preocupamos con razón de pesticidas y demás sustancias que les caen a los vegetales, ¿pero alguna vez nos hemos planteado la cantidad de /E/s numeradas que nos llevamos al cuerpo? ¿Por qué esas nos preocupan tan poco que somos capaces de dárselas incluso a los niños?

Hagamos de nuestro tentempié un  placer lleno de energía, en vez de invertir en tanta droga vacía que con el apelativo de Light incluso nos venden como súper-saludables cuando no tienen nada de ello.

De hecho, muchos de nosotros hacíamos 3 comidas hasta que se empezó a hablar de las 5 comidas, total que si ya comíamos bastante en 3, ahora comemos más en 5, a veces sin hambre.

Te he elaborado toda esta teoría para desmantelar  “La conspiración del vendedor de Snacks”, que a través de la idea de las 5 comidas, ha conseguido que todos comamos 5 veces al día, incluso sin hambre, y vaciemos nuestros platos principales, en pro de sus tentaciones, que bajo el adjetivo de saludables, o la etiqueta de “light” han sido cuidadosamente elaboradas con la cantidad de grasas y azúcares suficientes para hacerlas más apetecibles que ningún otro alimento. Yo cada vez que me acerco a una máquina de vending, o a una estantería repleta de “snaks” me imagino a Hansel y Gretel ante la casita de la bruja, y a veces, las que tengo más fuerza, doy un paso atrás como un vampiro al que le pusieran una ristra de ajos delante ;-).

¡Que tengas un feliz día!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close