DIA 7: EL COMPROMISO

Hoy es nuestro séptimo día, ¿Cómo te sientes?

Hemos abordado nuestra talla desde todas las perspectivas habituales: restricción alimenticia, deporte, mayor ingestión de líquidos… Nos hemos montado el salón de belleza en casa, y hemos dejado aparcada nuestra báscula hasta nuevo aviso. ¡Buen trabajo!

Ahora necesitamos mantenerlas en el tiempo, para que no abandonemos el barco a la primera de cambio.

Gabi López, Psicóloga nutricionista a la que os recomiendo seguir, porque todos sus artículos y vídeos son interesantísimos, dice que hay que empezar por el compromiso. Y pregunta qué pasaría si le dijéramos a nuestro jefe que nos comprometemos con el trabajo un 50%, o a nuestra pareja, que nos comprometemos un 75%. Nadie se compromete así, por tanto no tiene sentido que nos comprometamos solo parcialmente con nosotros mismos.

https://www.facebook.com/lafactoriadefelicidad/

https://www.facebook.com/medicinanutricionypsicologia/

Creo que la mayoría nos hemos rendido tantas veces, que hemos perdido el afán de superación, y cuando flaquean las fuerzas caemos en la tentación de fallarnos a nosotros mismos, total por una vez más…

Sin embargo, somos personas constantes,  con una voluntad férrea en otros ámbitos de la vida, capaces de comprometernos hasta el final con otros muchos proyectos.

Así que, he pensado que, si en vez de enfocar el compromiso una vez más con la dieta, lo enfocamos desde otra perspectiva, tal vez todo nos resulte más sencillo. Y se me ha ocurrido tratar el viaje no como dieta, sino como una empresa, y así trabajar este camino desde el emprendimiento, soslayando la sumisión a la que estamos acostumbrad@s.

Pero antes de que sigamos adelante con nuestro proyecto empresarial quiero que pensemos en nuestro “Yo futuro”. Sí, sé que suena un poco bipolar, tan bipolar como querer adelgazar y comer a destajo 😉

Te presento a Miss Exitos, mi yo futuro. Es una rubia simpática, guapa, agradable (quien me lo va a decir si no soy yo ;-)) que consigue todo lo que se propone. El año pasado se propuso perder peso por sí misma y lo consiguió.  No solo ella, también algunas amigas consiguieron perder peso con ella, por lo que está feliz y orgullosa del trabajo conjunto realizado por todas. Está estupenda desde entonces, no solo físicamente, sino también psicológicamente, porque el camino le hizo adquirir seguridad en sí misma. Me encanta ver cómo come, se ve que disfruta haciéndolo, pero no devora el plato. No le aterroriza volver a subir de peso porque sabe que come lo que necesita, ni más, ni menos. No sufre continuamente ansiedad de comer dulces, pero cuando ocasionalmente los come, los disfruta al máximo. Queda periódicamente a comer con amig@s, también con las que adelgazaron con ella, disfrutan de una buena velada y comprueban que todas siguen con su peso equilibrado. También me encanta cómo se mueve, no parece que el mundo le pese, al contrario, pisa fuerte pero se mueve con agilidad. Me gusta verla ir de compras, toda la ropa que se prueba le vale, y le queda mucho mejor que antes. Sigue teniendo su cadera ancha, es constitucional, pero le queda hasta sexy. Me encanta ver cuándo se encuentra con amig@s o familiares a los que hace tiempo que no ve, todos le dicen lo bien que está. Me encanta ver a sus padres satisfechos de su evolución. Me encantan los abrazos de Paco, porque le dan para arroparla entera y media vuelta más. Me encanta… en definitiva todo de ella.

¿Cómo sería tu yo futuro? ¿Hay alguna cosa que creas que pueda ser ya? En mi caso hay alguna que creo que podría empezar a trabajar. ¡Me pondré a ello!

Cuanto más visualicemos el resultado, más sencillo será el camino, porque estaremos más motivad@s. Es más fácil que lo consiga alguien que tiene confianza plena en lo que va a conseguir, que alguien que tiene dudas. Así que lo que te propongo es que a partir de hoy, todos los días, mientras nos damos el masaje, nos imaginemos dando ese masaje a un cuerpo mucho más esbelto. Que cada vez que hagamos nuestra pequeña reducción de ingesta, pensemos que es nuestro yo futuro el que nos muestra lo bien que estaremos sin el sobrante. Y cada vaso de agua lo tomemos pensando  en la piel tan estupenda e hidratada que va a tener nuestro yo futuro, y mientras hacemos ejercicio, brindemos un “va por ti” a nuestro futuro cuerpo.

Si queremos, podemos, cada vez que se nos ocurra algo positivo de nuestro yo futuro, escribámoslo, nos vendrá bien recordarlo si llega algún momento de flaqueza.

Te dejo imaginando a tu yo futuro. Espero que hagáis muy buenas migas 😉

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close