DÍA 5: ¿MOVEMOS EL ESQUELETO?

¿Te gusta Ed Sheeran? ¡A mí me encanta! Su voz, sus canciones, sus cameos en la saga Bridget Jones, Juego de Tronos…

Si ya le admiraba en esos términos, y hasta su físico de pelirrojo regordete con cara de buena persona me parecía atractivo, más le admiré cuando en 2016 apareció con 20 kgs menos, confesando que los había perdido por amor (¡Si yo cuando me enamoro engordo!), dejando la cerveza y haciendo 10 minutos de ejercicio diario, ¡Eso sí, sin faltar un solo día a su cita con el chandal!

¿10 minutos de ejercicio diario? Todavía recuerdo a un monitor de gym, que me decía que  menos de 45 minutos no servían para nada, era solo calentar (¡ay va la hostia!, como si fuera de Bilbao), y me tenía casi 2 horas de una máquina a otra, que si hubiesen aprovechado los kws que generaba practicando el trote cochinero en la cinta de correr, lo mismo tenían para iluminar el Cortilandia un año.

Lo cierto es que en aquella época “La doctrina de los musculitos” era que sólo se perdía peso con el cardio, y la musculación era para ganar volumen, así que veías la sala de cardio atestada de barrigas y cartucheras, y la sala de musculación plagada de biceps, triceps, cuadriceps, “quíndiceps” y todos los músculos que existan, y sus portadores contando, con la voz agravada por los esteroides, las series de repeticiones.

Hoy en cambio la doctrina imperante en los gimnasios considera mucho más efectivo el trabajo de musculación que el cardiovascular para la pérdida de peso, así que te apuntas al gym y te encuentras con las lorzas colgadas en cuerdas de entrenamiento de suspensión, que te hacen sentirte como la ternera en la carnicería, te hablan de crossfit, que es una especie de musculación con movimiento para entrenarte para el Ninja Warrior, y  las máquinas de cardio lucen telarañas esperando servir de atrezzo para el próximo Halloween.

En el libro “Los primeros 20 minutos”,  Gretchen Reynolds, gurú deportiva en EEUU, afirma que 20 minutos de ejercicio cardivascular al día, combinando intensidades, son suficientes para obtener los máximos beneficios para la salud.

El artículo que te adjunto a continuación va más allá, y hablan de ejercicios de intervalos de alta intensidad como la forma más efectiva de quemar grasa y aumentar la capacidad aeróbica, asegurando, con estudio científico incluido, que 4 minutos de ejercicio de estas características bastan,  alternando 20 segundos al máximo, con 10 segundos de reposo, 8 veces seguidas. Eso sí, al final del artículo añaden 10 minutos de calentamiento, con lo que el entrenamiento diario se transforma en 15 minutos:

http://www.eldiario.es/tumejoryo/moverse/Tabata-HIIT-alta_intensidad-ejercicio-aerobico-cardio_0_653735037.html

Ed Sheeran explicó su táctica, que también fue la de intervalos de alta intensidad: “Hice ejercicio durante 10 minutos al día, con intervalos de 30 segundos de carrera y 10 de jogging”

http://www.lavanguardia.com/muyfan/alerta-fan/20170111/413269046386/ed-sheeran-peso-adelgazar-kilos.html

Reduciendo tanto los tiempos (10-20 minutos), parece más fácil empezar a mover el esqueleto, ¿no crees?

El ejercicio físico, aparte de beneficiarnos en muchos otros sentidos, va a favorecer la pérdida de peso, porque el músculo quema más calorías que la grasa, y la tonificación corporal, evitando la flacidez  que suele acompañar a la pérdida de peso. Así que ya sean, 5, 10 ó 20 minutos,  vamos a empezar a movernos.

Debemos adaptar el ejercicio a nuestra condición física para que no se produzcan lesiones, por ejemplo, si hay sobrepeso no es recomendable comenzar corriendo porque el rebote puede provocar problemas en las articulaciones del tren inferior. También debemos adaptarnos a nuestros gustos, si te gusta caminar, correr, nadar, jugar al tenis o al padel, bailar, hazlo, siempre resulta más fácil hacer lo que nos gusta.

Yo voy a desempolvar mi bici de spinning, y por devoción a Ed Sheeran, y por que lo de máxima intensidad de los 5 minutos me suena a echar los bofes, me voy a decantar por sus 10 minutitos, alternando minuto pedaleando sentada suavemente con 30 segundos de pie aumentando el esfuerzo, ya iré complicándome la vida poco a poco. Los días que haga bueno cambiaré la bici por mis perrines, y aprovecharé el paseo para añadir 10 minutos de marcha alternando intensidades. ¡Ah! Dicen que si caminas contrayendo abdominales y glúteos (o dicho de otra forma, metes tripa y aprietas el culo) el resultado del ejercicio se refuerza.

¡Mañana me cuentas cómo vas a hacerlo tú! ¡Que las piernas te acompañen!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close