DIA 3: EL PESAR SE VA A ACABAR

¿Cómo estás? ¿Qué tal han ido estos dos días de crucero? ¡Seguro que muy bien! ¿Cómo están tus fuerzas con la pequeña restricción?¿Tienes ganas de sucumbir a la tentación o aguantas fácilmente? ¿Te animarías a hacer otro pequeño recorte? ¿O una sustitución de un tentempié por algo menos calórico? Todo está en nuestras manos, en función de la fuerza que tengamos cada día, en cada momento. Mantengamos siempre el mínimo con el que hemos empezado, si algún día nos sentimos con fuerza para hacer un poco más, hagámoslo, si algún día estamos más sensibles, intentemos mantener ese pequeño objetivo mínimo inicial. Y si algún día sucumbimos, no nos desmoralicemos, el pequeño sacrificio tardará un día más en dar frutos ¿Dónde está el drama? Poco a poco se irá estableciendo el hábito, hasta que no nos cueste nada, e incluso la ración de más nos sobre o nos empalague.

Espero que también se convierta en hábito degustar todo lo que ingerimos, vayamos aplicándolo en todas las comidas, en cada bocado que nos llevemos a la boca, paladeemos bien el primero y el último, no dejemos de disfrutarlos, ni nos sintamos mal al comer, es un error que provoca estrés, un estrés que nuestras hormonas acostumbran a convertir en kilos de más.

Mientras seguimos trabajando y afianzando estos nuevos hábitos, quiero que hablemos de una amiga común, la Señora Báscula.

Imagino que ya te habrán entrado ganas de confraternizar con ella… Seguramente ya te habrás pesado. El primer día es normal, la báscula es un instrumento de medición de nuestra evolución. Pero… ¿todos los días? Absolutamente toda la gente que conozco que ha hecho dieta, me incluyo, en algún momento ha caído en la tentación de pesarse todos los días, incluso varias veces al día.

Para mí este hecho, evidencia que las dietas estrictas pueden provocar problemas psicológicos, que en algunos casos, como en el mío, derivan en Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), y en otros, más leves, derivan en pequeños Transtornos Obsesivo Compulsivos (TOC) como pesarse todos los días. Imagino que algun@s de vosotr@s no habréis caído en ninguno de ellos, por lo que os doy mi más sincera enhorabuena, y quiero que seáis conscientes de vuestra fuerza y vuestra entereza.

Nuestra actual carrera es de fondo, se trata de una pérdida de peso paulatina, mejorando nuestros hábitos lentamente para que el peso sano se mantenga de por vida. Con estas coordenadas de viaje, subirse todos los días al potro de tortura bascular supone una frustración asegurada. Os invito a que aparquemos la báscula por un tiempo, es otra forma de superarnos y ayudarnos a nosotr@s mism@s.

¿Qué le dirías a un corredor de fondo que mide sus marcas continuamente intentando superar las de Usain Bolt? ¡Pues eso!

Nuestra evolución se irá viendo en nuestra ropa, en nuestro bienestar, a lo largo de los meses. Vamos a pautarnos pasar por la báscula dentro de 1 mes. En mujeres recomiendan que el pesaje se lleve a cabo una vez termine la menstruación, va a ser un peso más objetivo, porque durante la misma, siempre sube el peso, y durante la ovulación, y la semana anterior a la menstruación, suele retenerse más líquido. A tod@s, os recomiendo que os peséis por la mañana, en ayunas, y si coincide que la noche anterior habéis tenido una comida o cena de celebración en la que habéis ingerido más de la cuenta, esperad un par de días a que el peso se regule para evitar sorpresas desagradables, pues la cifra que ofrezca la báscula, no será objetiva, refiriendo el exceso del día anterior.

No esperemos grandes cambios de 1 mes a otro, todo irá en función de nuestro trabajo. Ya te sobren 5 kilos o 50, piensa en el largo plazo: Si perdemos un kg al mes, significará que en un año nos veremos con 12 kgs menos, y serán 24 si conseguimos perder 2 kgs al mes. Si te sobran más, no te preocupes, invertiremos más tiempo, pero lo conseguiremos igualmente. La mejora para nuestra salud física y mental, en cualquier caso, hará que merezca la pena esta aventura.

Así que hoy, vamos a despedirnos de nuestra amiga Báscula. Mientras nosotr@s emprendemos el viaje, ella se queda en tierra:

“Lo sentimos querida, este viaje no es para ti, nos veremos dentro de un mes. ¡Sayonara, Baby!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close